La preboda al descubierto: todo lo que necesitas saber.

preboda en primavera

¿Qué es una preboda? Has oído hablar de ello. A tu alrededor, hay quien ya ha pasado por ello, y también quien ha decidido saltarse ese paso. Y tú, intentando cuadrar presupuesto de boda, y decidiendo qué quieres y qué no.

Tienes muchas cosas que pensar, pero después de leer este artículo tendrás claro qué es la preboda, para qué sirve, y sobre todo, por qué deberías plantearte hacerla.

Una advertencia: yo no soy nada objetivo.

Todo lo que vas a leer aquí está escrito desde mi punto de vista de fotógrafo. He trabajado con muchas parejas, y he conocido a personas que odian las fotos y otras que están acostumbradas a la cámara. He participado en sesiones con parejas que tenían las ideas muy claras y otras que no tenían ni idea de cómo afrontar la preboda.

Pero todas tuvieron algo en común: Al final acabaron disfrutando como niños. ¡Comencemos!

Encontrarás muchos artículos sobre qué es, si es conveniente hacerla o no, y cuáles son sus objetivos, beneficios, pros y contras… En fin, que si quieres leer sobre prebodas no te va a faltar contenido.

Este artículo, sin embargo, va sobre cómo afronta un fotógrafo una preboda. Te hablo de cómo la veo yo, por qué es indispensable y cómo debería ser en un mundo ideal en el que todo saliera como a mi me gusta.

¿Te apetece enterarte de lo que pienso sobre las prebodas? Pues vamos a darle caña.

Lugares en los que la magia se siente en cada piedra… Ahí es.

¿Qué es una preboda?

La definición de preboda es fácil.

Es una sesión de fotos que tiene lugar antes de la boda. ¿Cuánto tiempo antes? Pues eso depende. Unas semanas antes está bien, pero influyen muchos factores, como el lugar elegido o la estación del año. Me explico.

Imagina que sois unos fanáticos de la nieve y os casáis en Agosto. Pues como que unas semanas antes no vamos a tener nieve muy cerca… Igual es mejor planificarla para invierno. Ocurre lo mismo con la primavera, o con lugares especiales en ciertas épocas del año… ferias, fiestas, etc.

Lo primero es tener una idea de lo que queréis para la preboda. Después, buscamos la fecha.

¿Para qué sirve la preboda?

Si no estás muy familiarizado con las cámaras de fotos, te sirve para perder el miedo. Si has nacido para ser modelo, es una ocasión genial para que tomes confianza con el fotógrafo.

Sirve para pasar un rato distinto, para hacer algo que normalmente no haces, y de paso, divertirte.

No sois influéncers, ni tenéis que serlo. Pero sí descubriréis que no cuesta tanto que el buen rollo fluya, y sabréis qué espera el día de la boda.

Mi objetivo, como fotógrafo, es que sepáis que el día de vuestra boda no os enteraréis de que yo estoy allí. Captaré momentos únicos siendo prácticamente invisible.

Ventaja añadida: Os lleváis unas fotos increíbles para utilizar en redes sociales, el día de la boda, o para decorar vuestra casa.

“¿Por qué sonríes?” “No sé… Debe ser felicidad.”

Cómo vestir para una preboda.

¿Qué ropa me pongo para una preboda?

Los protagonistas sois vosotros, así que la ropa debe quedar en segundo plano.

Escoged ropa de entretiempo, en colores neutros. Los estampados son bien recibidos, pero mejor si quedan dentro de la discreción.

La comodidad es un aspecto fundamental. No hay que renunciar al estilo, pero probablemente haya saltos, caminatas, un poco de locura. Escoge ropa que defina tu estilo, pero pasa de outfits demasiado formales.

¿Voy a la peluquería?

Si tienes algo de maña, no es necesario. Mi estilo fotográfico es bastante natural, prefiero las fotos en las que se ve a la persona, y no aquellas que recuerdan a cualquier cuadro del Prado… En todo caso, si decides ir a la peluquería, decídete por un peinado lo más casual posible. Deja los recogidos y los peinados más complicados para el día de la boda.

Lo mismo aplica para el maquillaje. Recuerda, menos es más.

¿Y los accesorios?

Yo, personalmente, estoy totalmente a favor. Apuesto a que te encantan los sombreros, pero no te los pones tanto como te gustaría. O tocas la guitarra. O tienes una chaqueta muy molona que ha quedado relegada al fondo de tu armario porque es demasiado llamativa.

Hazte una pregunta: ¿Te identifica? ¿Cuenta algo sobre ti? Pues tráelo. Los accesorios aportan muchísimas posibilidades para jugar. Te garantizo que conseguiremos unas fotos muy diferentes.

¿Qué lugar escoger para una preboda?

Todo será más fácil si vamos a un lugar especial para vosotros. Ten en cuenta que el objetivo de la sesión es pasarlo bien, que os acostumbréis a mi, y yo a vosotros, que fluyáis y os demostréis amor, sin pensar en que hay una cámara.

Os puedo proponer lugares, pero mi experiencia me dice que todas las parejas tienen lugares especiales que significan algo importante.

La cafetería donde quedasteis por primera vez.

La montaña donde os escapáis cuando necesitáis aire puro.

El camino por el que montabais en bici cuando erais pequeños.

Incluso… Si os atrevéis…

Aquella ciudad en la que vivisteis momentos inolvidables, y a la que hace tiempo que no volvéis. ¿Os atrevéis a organizar una escapada de preboda?

En este post puedes encontrar inspiración para organizar una sesión de preboda diferente.

La cuestión del lugar ideal para una preboda se soluciona escuchando al corazón.

Una última cuestión sobre la preboda…

¿Fotos preboda o postboda?

¿Quiero más a papá o a mamá? ¿Si tomo helado puedo merendar chocolate? ¿Fue antes el huevo o la gallina?

Habrás notado que no hay una respuesta fácil para ninguna de estas preguntas.

En el caso de las sesiones de boda, sucede exactamente lo mismo.

La preboda tiene como objetivo eliminar tensiones de cara al día de la boda. Os permite conocer el estilo del fotógrafo y encontrar una forma cómoda de afrontar el día de la boda.

La postboda, por su parte, te permite no obsesionarte con las fotos en pareja el día de la boda. Podréis lucir de nuevo la ropa de ese día, y disfrutaréis de una sesión sin los nervios de ese día.

Ambas son geniales y divertidas. No las afrontaréis igual, y las fotos serán distintas.

Aunque yo siempre recomiendo, sobre todo, la preboda, no me hagas escoger solo una, porque es como pedir a un padre que confiese a qué hijo quiere más. Es prácticamente imposible.

Espero que este post te haya aclarado un poco las dudas. Pero si todavía te surgen incógnitas irresolubles, no te preocupes. Tengo un formulario de contacto muy majo, que está deseando recibir un mensaje tuyo.

Y si ya lo tienes claro e incluso sabes cómo quieres que sea tu sesión de preboda, escríbeme también. Y así vamos reservando fecha 😉

¡Nos leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *