Flores preservadas para bodas: La nueva tendencia que viene para quedarse.

flores preservadas para bodas

¿Naturales o artificiales? Ni lo uno ni lo otro.
A veces, la mejor decisión se encuentra justo en el centro. Y créeme, el resultado te enamorará.

En la era del reciclaje, la conciencia ecológica y la responsabilidad, surgen dudas sobre hasta qué punto las flores naturales son la única opción.

Pero no nos engañemos… El plástico y la tela no son opciones.
A no ser, claro, que hablemos de una boda temática ambientada en los años 80, ¿verdad?

Surge entonces una duda… ¿Renunciamos a la elegancia de las flores naturales? ¿Acaso no hay un punto medio?

¿Quién dice que un ramo preservado no puede ser impactante?

Materiales secos en tu ramo de flores: Diferentes y divertidos.

Tendemos a pensar que los materiales secos son algo del pasado. Que parecen “sin vida” y que no permiten mucha creatividad.

¡Pero nada más lejos de la realidad!

La técnica aplicada en flores y plantas secas y otros elementos ha vivido una revolución en los últimos tiempos. Y se ha convertido en una de las soluciones más creativas e innovadoras en lo que respecta a decoración…

Y no solo hablo de bodas, sino eventos familiares, de empresa e incluso para ese rincón de casa que necesita una “vuelta de tuerca”.

Estilazo eterno… Suena bien, y se ve mejor.

Sí, así es.

Si estás planificando tu boda, ya sabes de lo que te hablo.

Ramo por aquí, decoración por allá, obsequios para regalar… Tienes mil cosas en las que pensar.

Está claro que todo depende de lo que quieras implicarte y de tus gostos personales, pero en general, hay muchos elementos a los que prestar atención en una boda, y no siempre conseguimos que tengan sentido entre ellos.

Imagina unir los gustos de un novio clásico con los de una novia rockera. Todo eso en un ambiente minimalista… ¿Cómo hacemos que todo eso cobre sentido?

Pero si hay algo en común en todos estos casos es que quieres un efecto wow!

Que tu prima de Toledo se quede sin palabras cuando entre, que los invitados comenten lo original (y bonito) que ha quedado todo.

¿Y cómo conseguimos conservar ese efecto wow más allá del día de la boda?

Pues con los materiales secos de los que te hablo, sí. Te cuento los motivos:

  • Al estar secos no están sujetos a temporadas. Siempre tienen el mismo precio. Eso sí, son más caras que las naturales. Pero duran toda la vida y sabrás de antemano lo que vas a gastar.
  • Como en las flores naturales, hay un rango de precios. Desde las más sencillas a otras variedades más exclusivas.
  • Se pueden pintar y modificar para conseguir efectos imposibles con las flores naturales.
  • Si utilizas flores preservadas y materiales secos en varios elementos de la boda, como tu ramo, los boutonnières, la decoración de las mesas e incluso los regalos para invitados, tendrás una temática casi sin darte cuenta.
  • Puedes reutilizarlas. Para otras bodas o eventos, o incluso para decorar tu casa después. Duran muchísimo, y siguen siempre tan bonitas como al principio.

Toda una declaración de intenciones.

Los materiales secos son sostenibles, no generan residuos tras un solo día de uso, y pueden reutilizarse.

Si te preocupa la huella de carbono, plantéatelos como opción.

El plástico, el látex, la tela y todos esos sucedáneos que hemos venido probando desde hace años, nunca han funcionado. Incluso las propuestas más realistas acaban por perder propiedades y dejan de ser realistas.

Ahora no son más que un elemento Kistch que llaman la atención (la mayoría de veces para mal) en cualquier lugar en que las “plantes”.

Controla gastos en esta “nueva normalidad”.

Afrontémoslo.

No es fácil casarse hoy en día.

Una boda supone mucho trabajo y planificación de por sí. Y ahora súmale la incertidumbre de no saber casi hasta el último momento si vas a tener que posponerla o modificar la lista de invitados.

El componente emocional está ahí, afrontémoslo.

¿Y qué haces con todas las flores que habías reservado?

De esto sabe mucho mi compañera y amiga María, wedding planner y gerente de Love&Fest.
El otro día, hablando sobre las “nuevas bodas” y lo que nos espera en los próximos tiempos, salió el tema de las flores.

“Teníamos muchas ganas de experimentar con estos materiales. Habíamos visto todas las posibilidades que ofrecían, pero no encontrábamos el momento.
De repente llegó toda esta situación y pensé que era ahora o nunca.
Sinceramente, después de ver el resultado me da pena no haber empezado antes”.

María encontró la solución a los presupuestos de flores perdidos con los materiales secos.

Pero no fue solo una solución “pasajera”…

“Cuanto más trabajamos con este tipo de propuestas para bodas, más consciente soy de todas las posibilidades que ofrecen. Quedan espectaculares”.

Los materiales secos quedan genial en casa después del día de la boda

¿Te animas a poner flores preservadas y materiales secos en tu boda?

Ahora ya lo sabes.

Ramos, centros de mesa, ceremonia, photocall... Cualquier lugar es bueno para incluir uno de estos elementos.

Al natural o pintados. Realistas o modernos. Sutiles o extravagantes.

El límite está en tu imaginación.

¿Te atreves?

Cuéntamelo en comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *