Mi amigo Luis, le pide matrimonio a su novia Adela tras tirarse los dos de un avioneta, y ella dice que sí a finales de 2015. Vale, ya se que mi amigo hace cosas poco comunes. Luego me cuenta en 2016, que grabaron la hazaña y forma parte del film de Isabel Coixet, Spain in a day. Ahí tomé conciencia de que mi amigo y su novia son dos seres especialmente extraordinarios.

 Ya tenía claro que su boda sería algo especial. Como fotógrafo de bodas en Murcia me entusiasmé al enterarme que se celebraría en la finca Señorío de Barahonda. Un lugar muy especial entre viñedos, cuna de la uva Monastrell.

 No puedo ser objetivo al hablar de esta boda. Fue totalmente emocional, espontánea, divertida, bonita. Hubo tiempo para todo. Y ellos disfrutaron con todos sus invitados. El montaje y la cena extraordinarios. La típica boda en la que los invitados no se quieren ir, no quieren que acabe.

 Solamente puedo dar las gracias a Luis y Adela por haberme dejado formar parte de este día y de su vida. Y como ya hablamos, ya somos algo más que amigos. Os deseo lo mejor en vuestra nueva vida en Texas, Estados Unidos. 

 Vestido novia: Pronovias

Traje novio: Superlatio

 Ramo y flores: Flores y Plantas